miércoles, 2 de septiembre de 2009

Coreografías expresivas

Es muy común (por lo menos en mis vivencias) “salvar” en EF, a veces ni eso, los elementos curriculares básicos relacionados con la expresión corporal con coreografías. Y sin ninguna razón, al finalizar el segundo o tercer trimestre. Bueno la monda ya es cuando se programa en el primer trimestre condición física, en el segundo los deportes tradicionales y en el tercero los deportes alternativos. Ah, algunas sesiones de expresión corporal si da tiempo y, si nos dejan salir, algún paseo por el medio natural. Pero éste es otro tema.

Hay quien lo inicia con la realización de diferentes tipos de danzas y bailes sencillos para desarrollar la capacidad de asociar el movimiento con el ritmo (véase una autocrítica en este post "Crear una danza"). Otras directamente se “quitan el muerto” con la creación, por parte del alumnado, de coreografías en las que se reproducen estructuras rítmicas ensayadas, a veces ya conocidas, asignando melodías y canciones “top” de las principales cadenas de radio.


No estamos totalmente de acuerdo con en este enfoque que se le da a la expresión corporal. No habría que confundir todo el alfabeto expresivo y comunicativo (Learreta, Sierra y Ruano, 2005) con las estructuras regulares del ritmo en el movimiento, ya que éstas inciden más en el desarrollo de habilidades motrices realizadas de forma precisa y sistemática que en las situaciones de ensoñación, fantasía y sensibilidad creativa más propias de nuestra concepción de la expresión corporal (Villada y Vizuete, 2002).


Recomendamos el siguiente libro por ser un referente en nuestra iniciación a la expresión corporal: MONTÁVEZ MARTÍN, MARÍA DEL MAR y ZEA MONTERO, MARÍA JESÚS (1998). "Expresión corporal, propuestas para la acción". Málaga: M. M. y M. J. Z.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada